Baja Visión

Baja Visión

Este centro óptico especializado en la baja visión fue fundado con el afán de dar soluciones a los pacientes con discapacidades visuales mediante el estudio de su rehabilitación visual.

Dicho centro cuenta con el apoyo y asesoramiento de ópticos-optometristas cualificados y especializados en el estudio de la rehabilitación visual totalmente personalizado para cada paciente.

¿Qué es la baja visión?

Una persona tiene baja visión cuando su visión en el mejor de los casos no supera el 30 % o su campo visual es inferior a 20º. También existen patologías o tratamientos en los cuales los pacientes precisan el uso o entrenamiento con ayudas visuales aunque su agudeza o campo visual sea superior a los parámetros antes mencionados.

¿Cuándo debería realizarse un estudio de baja visión?

Toda persona que cumpla los parámetros antes mencionados y no pueda mejorar con tratamiento o cirugía después de haber sido visitada por su oftalmólogo. O este último así lo requiera.

Estudios de Baja Visión

¿Qué finalidad tiene un estudio de baja visión?
El estudio tiene por finalidad optimizar el resto visual mediante el uso de ayudas visuales para poder alcanzar el objetivo deseado por el paciente, lectura TV, hobbies, etc… Tras la evaluación del estudio realizado por el optometrista.


¿Qué patologías o enfermedades son las más frecuentes en la baja visión?

Son muchas y por diversas causas, pero las más habituales son:

  • Dmae o degeneración macular asociada a la edad.
  • Retinopatía diabética.
  • Retinosis pigmentaria.
  • Miopía magna.
  • Glaucoma.
  • Catarata.
  • Tipos de distrofia y atrofia.
  • Queratocono.
  • Neuropatías, etc.…

También pueden ser objeto de estudio pacientes con deslumbramientos o fotofobia, médicos que precisen gafas especiales para cirugía, gafas especiales para actividades deportivas, etc.

¿Qué son las ayudas visuales?

Las ayudas visuales pueden ser ópticas y no ópticas.

Ayudas visuales ópticas

Ayudas visuales ópticas:
Las ayudas visuales ópticas se desmarcan de las lentes correctoras normales , ya sea por ser un filtro selectivo especial con un mínimo de absorción o por ser un microscopio o telescopio para poder sacar mejor provecho del resto visual o incluso una telelupa o ayuda visual electrónica para pacientes con baja visión severa.



Ayudas visuales no-ópticas

Ayudas visuales no-ópticas:
Las ayudas visuales no ópticas también son de vital importancia y en muchos casos el complemento ideal de las ayudas visuales ópticas. Pueden ser desde una lámpara de luz fría, un atril, a un programa informático con aumentos y voz.


¿Cómo conseguiremos sacar el máximo provecho con las ayudas visuales? los entrenamientos

Si es preciso, el paciente tendrá que realizar uno o varios entrenamientos para el uso y mejor aprovechamiento de las ayudas visuales.

¿Qué hacer después del estudio y posterior prescripción de ayudas visuales para la rehabilitación visual? el seguimiento.

Una vez finalizado el estudio y rehabilitación visual con las ayudas visuales, el centro mandara un informe al oftalmólogo, que remitió el paciente, para que tenga información sobre el estudio realizado.

El paciente tendrá que realizar el seguimiento que se crea más oportuno tanto para el oftalmólogo como el optometrista.

Habitualmente se le indica al paciente un seguimiento telefónico para poder aclarar cualquier duda y una primera visita control entre los tres y seis primeros meses a partir de la adaptación de las ayudas visuales.

Mejor calidad visual = mejor calidad de vida