Las películas en 3D no están pensadas para todos los ojos

11/05/2012  |   Noticias   |   Sin Comentarios

La industria cinematográfica ha encontrado en las películas 3D la fórmula para evitar que sus ingresos se escapen por la fuga que han abierto las copias piratas. De momento son imposibles de copiar y verlas en las salas de cine tiene un incremento de entre 2 y 4 € sobre el precio de una entrada para una película normal.

Tan buena idea le parece a la industria del entretenimiento, que ya se han presentado varios juegos en 3D para las videoconsolas Playstation, X-box y Wii. Y están saliendo al mercado las primeras pantallas de plasma con la tecnología necesaria para poder ver en casa películas de animación en 3D.

Pero no todo el mundo puede apreciar imágenes en 3 dimensiones. Todas aquellas personas que tienen estrabismo (3-4% de la población) y muchas de las que tienen ojo vago (2-3% de la población) no pueden ver imágenes en 3D. Lo mismo le ocurre a cualquier persona que por algún motivo sólo tiene visión en un ojo.

El porcentaje de personas que se ven afectadas es de alrededor de un 8%. Esta cifra asciende al 57% si se trata de personas con síndrome de Down. Pero estos números no son lo suficientemente grandes como para que la industria del entretenimiento se plantee el tema. Aquí priman los beneficios económicos y “las minorias” no influyen en el rendimiento total.
Pero como no hay mal que por bien no venga, el cine y los juegos en 3D son una magnífica prueba para detectar “ojos vagos” y ya están empezando a venir a las ópticas padres preocupados porque sus hijos no ven las películas.