Lentillas en verano, aprende cómo cuidarlas

17/06/2015  |   Noticias   |   Sin Comentarios

Cada vez es más habitual que las personas que utilizan gafas se pasen a las lentes de contacto o lentillas, ya sea por comodidad o por estética. En verano son muy agradecidas, ya que nos permiten realizar todo tipo de actividades al aire libre sin tener que sufrir las molestias típicas de las gafas: sudor, pesadez, molestia para bañarse… O simplemente ir bien glamuoroso a un evento.

1359100800300060492688411219

Ocho consejos para unas lentillas en buen estado

  1. Lávate bien las manos con agua y jabón y sécalas con una toalla que no deje pelusa antes de manipular las lentillas.
  2. Evita todo contacto de las lentillas con el agua. ¡No te olvides de quitártelas antes de entrar en una piscina o en la ducha!
  3. Guarda las lentillas en su líquido específico. Ni tan sólo en caso de emergencia utilices saliva para enjuagar las lentillas.
  4. Utiliza y reemplaza las lentillas de acuerdo al período marcado por tu optometrista.
  5. Sigue las indicaciones de limpieza y cuidado de las lentillas que marca el fabricante, ellos mejor que nadie saben cómo hay que hacerlo.
  6. Durante la limpieza, frota las lentillas con los dedos, luego enjuágalas con la solución específica antes de remojarlas. Esta técnica es una de las mejores para limpiar las lentillas.
  7. Enjuagua el estuche de las lentillas con la misma solución específica, ¡nada de agua! Déjala secar al aire libre.
  8. Mantén siempre limpio el estuche de las lentillas, siguiendo el consejo del punto anterior, y reemplázalo regularmente para evitar que esto perjudique las lentes al estar maltrecho o agrietado.

Sabemos que en verano los planes pueden alargarse, así que procura llevar siempre encima tu estuche y mini-envase de solución específica por si tuvieras que quitarte las lentillas después de demasiadas horas. El aire acondicionado, del que tanto abusamos en verano, puede resecar más pronto las lentillas y provocarte molestias antes de tiempo.

Recuerda también quitarte las lentillas antes de ir a dormir y sé todo lo minucioso que puedas, ¡te juegas una infección ocular que nadie quiere!