Bastón verde: baja visión

05/06/2015  |   Noticias   |   Sin Comentarios

El bastón blanco es la herramienta universal de ayuda para las personas que padecen ceguera parcial o total, pero ¿sabías que existe un bastón verde para pacientes de Baja Visión? Fue inventado en 1996 por la profesora Perla Mayo.

¿Cual era la problemática que movió a su invención?
Una persona con el 100% de su capacidad visual puede encontrarse con otra que solicita su ayuda y que, al parecer, es ciega. Al poco de ayudarle, se percata de que la persona a la que ha ayudado está consultando el teléfono móvil o leyendo, y se sorprende. Así surgió el bastón verde: esta herramienta es distintiva del colectivo y permite que el resto de la población pueda identificarlos y ayudarlos conociendo que su discapacidad visual no es total. Es cierto que muchos pacientes no precisan de un bastón ni de un distintivo, ya que hay diferentes grados de Baja Visión, pero otros sí pueden verse beneficiados de la independencia que les brinda esta herramienta, idéntica a la que utilizan las personas con ceguera total pero en un color diferente.

baston-verde

El bastón verde está contemplado por la ley en Argentina, país donde se inventó esta versión del bastón blanco, pero todavía no es frecuente verlo en nuestro país. No obstante, es cierto que la Baja Visión es una gran desconocida en nuestra sociedad: podemos mal interpretar o no comprender el comportamiento de este colectivo, cuando hacen movimientos extraños o demasiado lentos, cuando en realidad tienen dificultades para ver -y por ende para desplazarse y hacer su día a día- y podrían necesitar nuestra ayuda.

¿Qué mejor manera de ser conscientes de ello que con una herramienta, que puede cumplir dos objetivos a la vez? El de identificar a un paciente de baja visión, pero sobretodo el de facilitarle su vida cotidiana en su independencia. Opuestamente, podemos leer testimonios de pacientes quieren evitarlo a toda costa. Y es que el hecho de utilizar una herramienta asociada a un grado mayor de enfermedad no es nada esperanzador para el paciente.

Hace poco se llevó a cabo una iniciativa llamada “Tinc Baixa Visió” que aglutió a todos los colectivos relacionados con la discapacida. El objetivo era concienciar a la población sobre la existencia de la Baja Visión, difundir la problemática y conseguir facilitar la interacción social entre pacientes y no pacientes.