Un estudio realizado en la Universidad del Sur de California demuestra que pacientes americanos con baja visión consiguieron mejorar su movilidad en un 50% y su rendimiento global en un 70% gracias a unas gafas de realidad aumentada, específicamente adaptadas a su retinitis pigmentosa, una enfermedad ocular degenerativa hereditaria que resulta en una visión deficiente.

El profesor de oftalmología Marc Humayun, uno de los científicos responsables del estudio, explica: “Los actuales dispositivos portátiles de baja visión que utilizan la realidad virtual tienen limitaciones y pueden ser difíciles de usar, obligando al paciente a una extensa formación (…) Utilizando un enfoque diferente, es decir, empleando la tecnología de ayuda para mejorar, no reemplazar, los sentidos naturales, nuestro equipo adaptó gafas de realidad virtual que proyectan colores brillantes en las retinas de los pacientes, correspondientes a obstáculos cercanos”.

Los pacientes con retinitis pigmentosa usaban las gafas de Realidad Virtual adaptadas mientras hacían una carrera de obstáculos. Los investigadores registraron la cantidad de veces que los pacientes chocaron con cada obstáculo, así como el tiempo necesario para completar la carrera. Los pacientes lograron una media de 50% menos de colisiones con las gafas de realidad virtual adaptadas.

También se llevó a cabo una segunda prueba consistente en agarrarar una clavija de madera sobre un fondo negro, ubicada detrás de otras cuatro clavijas de madera, sin tocar los elementos frontales. Los pacientes demostraron una mejora del 70% gracias a las gafas de realidad virtual.

Anastasios N. Angelopoulos, director del estudio, explica que las gafas de realidad aumentada buscan mejorar la calidad de vida de los pacientes con baja visión, aumentando su confianza en la realización de tareas básicas que, en última instancia, permite vivir una vida más independiente. Para ello, las ayudas se dirigen a tareas como mejorar la orientación o agarrar objetos, esenciales para pacientes con visión periférica disminuida y problemas para ver con poca luz.

Según Humayun, este sistema aún no es perfecto y existen importantes problemas técnicos y de costes. Sin embargo, en un futuro cercano esta tecnología podría volverse especialmente útil para pacientes con baja visión.

Call Now Button